¿Dónde está la orientación profesional?

¿Dónde está la orientación profesional?

La orientación es antes, durante y después

La orientación no es un proyecto finito; la orientación es un proceso continuo de análisis, toma de conciencia, aprendizaje de competencias, adaptación a nuevas necesidades y requisitos, identificación de metas y establecimiento de objetivos, entre otros.

Plantea Maxi Peñas en su artículo “Orientación a lo largo de la vida”; ¿no será más necesaria que nunca la guía que podemos ofrecer lxs Orientadorxs? Maxi alude al carácter estratégico de la orientación, por su carácter permanente a lo largo de la vida de una persona.

El orientador ha de ser ese first class noticer; que hace de puente entre empresas y profesionales, se adapta a la tecnología y canales que usan empresas y personas; que detecta y promueve el crecimiento del talento; y mantiene la mente de principiante para acoger el cambio, adaptarse y mantenerse actualizado.

La orientación reclama actualización

Consecuencia del análisis interno que demanda cualquier profesión, la orientación profesional, y educativa, no escapan a la necesidad de actualización.

El orientador es aquella persona en la que te apoyas para tu desarrollo profesional e inserción laboral. Por ello, el orientador no puede estancarse.

Tampoco la administración puede quedarse a remojo en el Mar Muerto, mientras presencia una estampida rumbo al desempleo; mientras personas mayores de cincuenta años se alejan del mercado de trabajo, caen en la desesperación, la apatía o la exclusión social, esperando su jubilación (quien puede); y drenando la hucha de las pensiones.

Tenemos un grave problema en este país” cuando para muchas personas resulta imposible construir un proyecto vital de futuro y centran todos sus esfuerzos en la superviviencia. Dice el sociólogo Guillermo Fernández, coordinador del VIII Informe de la Fundación Fomento de Estudios Sociales y Desarrollo Social en España.

El empleo es un asunto de ayer, hoy, y especialmente de mañana; que requiere medidas estratégicas y operativas; que requiere probar modelos, analizar y reciclar lo que ya no sirve; respuestas rápidas, personas ágiles y solícitas. Ese es el modelo de administración y de orientación que necesitamos.

Por esto la orientación como dice Maxi Peñas en su artículo ha de concebirse alejada, en la medida de lo posible, de intervenciones “aleatorias”.

Según la resolución de 18 de mayo del Consejo,Una orientación eficaz desempeña una misión fundamental para fomentar la inclusión social, la equidad social, la igualdad entre los sexos y una ciudadanía activa fomentando y apoyando la participación de las personas en la educación y formación y su elección de carreras realistas y llenas de sentido”

Un sector con múltiples grupos de interés

En la orientación son muchas las partes interesadas. Administraciones, personas en transición y profesionales en general, estudiantes e instituciones educativas, orientadores, agentes sociales, asociaciones y fundaciones, empresas privadas del ámbito educativo, y de la formación no reglada, agencias de colocación.

Sin embargo, el tejido empresarial, quien debería ser el principal interesado, parece quedarse fuera. ¿Qué impide una comunicación e intermediación fluida entre servicios de orientación y empresa?

Volviendo a la normativa europea de orientación; “La orientación permanente contribuye al logro de los objetivos de desarrollo económico, eficacia del mercado de trabajo y movilidad geográfica y profesional de la Unión Europea, mejorando la eficacia de la inversión en educación y formación profesional, de la formación permanente y del desarrollo del capital humano y la mano de obra.”

¿Dónde está la orientación profesional? ¿Dónde queremos ir?

Gracias por leerme.

There are no comments

Deja un comentario

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart