Cómo superar las barreras en los entornos de trabajo híbrido

Cómo superar las barreras en los entornos de trabajo híbrido

Los entornos de trabajo son espacios de relación, con infinitos puntos de contacto, que producen efectos en las personas que los integran y su manera de relacionarse. El trabajo en remoto ha traído diversidad y complejidad en cuanto a los puntos de contacto.

La simplicidad del trabajo remoto es sólo aparente, es necesario dedicar atención a la manera de relacionarse con uno/a misma/o y con los demás, para gestionar las nuevas barreras que ha traído el trabajo híbrido.

Las barreras en los entornos de trabajo

En los entornos profesionales puedes encontrar barreras físicas como pueden ser los despachos con puertas cerradas, los equipos descentralizados que trabajan en remoto, y equipos dispersos en diferentes espacios de trabajo o tramos horarios.

También hay barreras tecnológicas, cuando los dispositivos, aplicaciones y sistemas de comunicaciones no cubren las necesidades de los equipos de trabajo. En otras ocasiones, hay brechas tecnológicas porque a las/los profesionales les faltan competencias digitales.

Por último, están las barreras emocionales. Estas son consecuencia de las relaciones dentro de los equipos, así como de la capacidad de gestionarse individualmente cada uno de los miembros del equipo y de relacionarse con el resto. El estilo de relación, es en parte aprendido, es decir según lo vivido, cada persona tiene un estilo de relación en el trabajo. Sin embargo, en cada espacio de trabajo, y en función del estilo de relación y comunicación de su líder y sus componentes, cada persona establece su propio estilo.

Las barreras en los entornos híbridos

Los entornos de trabajo híbridos y el teletrabajo han traído nuevas barreras, que deben gestionarse para trabajar con armonía y eficacia.

Los estudios realizados hasta la fecha sobre el trabajo en remoto, muestran una mayor preferencia por los/las profesionales por alternar el trabajo presencial con el teletrabajo. Los espacios de trabajo siguen siendo emocionales, y necesitan aún más mimo cuando se diversifican. Si se sientan las bases de las relaciones en un entorno físico y se compaginan con el trabajo en remoto; es más sencillo trabajar en equipo, involucrarse y sentirse “conectado” a tu equipo la mayor parte del tiempo.

¿Por qué es importante saber auto gestionarse en los entornos profesionales?

Saber auto gestionarse es saber adaptarte al entorno laboral dando respuesta a las expectativas de tu rol o misión, sabiendo aprovechar tus niveles de energía y estados de ánimo. Los espacios de trabajo son emocionales al igual que las personas que los ocupan.

En ocasiones te sientes contraída/o y poco conectada/o contigo misma/o. tienes pocas ganas de socializar, y cuando lo haces te encuentras con menos habilidades y estás más susceptible. No estás alineada/o con el mundo.

En otras ocasiones, tu estado de ánimo es expansivo, te sientes conectada/o contigo y con los demás, estás centrada/o, con muchos recursos a tu alcance, te sientes capaz de dar lo mejor de ti y disfrutas con lo que haces. Empatizas con facilidad y estás en onda con lo que te rodea.

Las relaciones en los equipos nacen en la relación con una/o mismo. Por lo que cobra especial importancia, más aún en equipos descentralizados y que trabajan en remoto, la auto gestión. La auto gestión, es ser consciente de una misma/o, saber cómo estás, cuál es tu estado de ánimo y energía. A partir de allí, intenta organizar tu trabajo y tareas, de esta forma, optimizarás tu rendimiento, cuidarás de tu bienestar y contribuirás a unas relaciones equilibradas y en sintonía con los miembros de tu equipo remoto.

¿Cómo favorecer la sintonía con tu equipo de trabajo remoto?

  • Se consciente de tu estado de ánimo y nivel de energía, cuando vayas a relacionarte con las/los demás y desarrolla tus habilidades blandas en tus relaciones profesionales
  • Busca puntos de contacto online y offline con el resto de personas de tu equipo
  • Aprovecha los momentos de estado de ánimo positivo y energía alta para relacionarte y cooperar con otros, verás que estás más colaborativa/o, alegre y productiva/o
  • Utiliza los momentos de estado de ánimo positivo y energía más baja para realizar tareas que precisan mucha concentración y esfuerzo por tu parte. Reserva esos momentos del día o semana para las tareas más importantes
  • Cuando tu energía y ánimo estén más bajos, necesitarás más momentos de desconexión del trabajo, y de estar más conectado contigo misma/o. Reserva esos momentos para bajar el ritmo. Céntrate en actividades y tareas que puedes realizar tu sola/o, y no requieren mucho esfuerzo o son más rutinarias (Lee emails, archiva, documenta, busca información, etc), y tareas que te resulten agradables
  • Para sentirte más conectada/o con tu equipo, promueve periódicamente actividades presenciales con compañeros/as

¿Cuáles son tus estrategias para favorecer la sintonía y conexión con tu equipo y/o compañeros/as?

Gracias por leerme,

Beatriz Ruiz Vinué

There are no comments

Deja una respuesta

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart